Es curioso que nos encontremos en Dinamarca una terapia especialmente pensada para las personas mayores y que se llame la pornoterapia o terapia con prostitutas y todo para que ciertos ancianos puedan ser más felices, los que se encuentren sin ninguna compañía, pero además algunos presentaron una disminución de su violenta, en el caso de los ancianos violentos. Es una terapia tan antigua como curiosa y desde luego debe hacer muy feliz a los ancianos, que no tienen mucho en que pensar en la vida.

residencia.jpg

Esta terapia está dividida en tres fases y alguna de ellas ya seguro que la supondrán, porque el servicio que estas prostitutas ofrecen a los ancianos que necesitan estos servicios completos, va desde vestirse después de tener relaciones, hasta ayudarles durante su encuentro. Es una terapia que ayuda en muchos casos a curar patología, debido a que tiene un componente sexual muy importante y al tener cubierto esta faceta de su vida, es algo que les ayuda mucho a llevar una mejor calidad de vida y a superar enfermedades.

Son varios las residencias para ancianos que incluyen estos servicios y los ancianos que lo han solicitado hasta ahora, están encantados con los resultados, porque tienen una mayor alegría, mucha más motivación y no tienen tantas enfermedades como antes. Si esta terapia es tan efectiva como parece, es curioso que en otros sitios no se pueda hacer lo mismo, aunque la visión de las prostitutas en Dinamarca y esta zona de Europa, no es ni mucho menos la misma que se tiene en otras zonas.

Foto|Diputaciondevalladolid