En Dinamarca ha ocurrido un caso realmente curioso. Se trata de una anciana que fue al banco como cualquier otra persona de Dinamarca o turista hace, a cambiar dinero. Esta dulce anciana lo que le cambió al cajero del banco fue billetes del Monopoly. Lo más curioso de todo es que esta persona no se dio cuenta de nada mientras le hacía el cambio a la noble anciana.

monopoy.jpg< Curioso sin duda que una ancina entre en un banco de Dinamarca con este tipo de billetes con el que todos hemos jugado alguna vez, aunque quizás es más curioso es que la persona del banco no se diera cuenta de la trampa que esta anciana quería hacer y que hizo.

Los billetes del monopoly no son precisamente muy parecidos a billetes normales, ya que son muy coloridos, pero cuando uno no piensa que una persona le pueda engañar… pasa lo que pasa.