Después de encontrarme abrebotellas de la giralda de Sevilla en una tienda equivalente a un todo 100 de España, empezé a pensar en los souvenires que se pueden comprar en Dinamarca. Los más tópicos o bien tienen la sirenita, algo relativo a los vikingos, el motivo de la bandera danesa, los trolls de la suerte o algo relacionado con la corona- o los que directamente reproduccen algún atractivo turístico. Luego están los “new age” tipo camiseta I love CPH, fotografias laser 3d en cristal, algo que ver con la cerveza o con el tiempo.

Por otro lado y conectando con los anteriores están los suvenires made in China -probablemente los mencionados en el párrafo anterior también lo son- que lo único que los diferencian de un país a otro es que cambia el texto del nombre de la ciudad o país. ¿Quién no tiene dos recuerdos de diferentes lugares exactamente iguales pero con el nombre distinto? Dedales, buhos, duendes, imanes para nevera, platos de porcelana para colgar, vasos de chupito y un largo etc entran de esta categoría copy-paste.

Además, por ser Dinamarca un país pequeño y comunicado e influido históricamente por sus vecinos, lo típico y tradicional puede ser ora alemán ora escandinavo, perdiéndose el encanto de ser típico y auténticamente danés.

Es por lo que os voy a sugerir un souvenir, no muy caro, 100% daneses y con posibilidad de ser regalado a casi todo el mundo. Son las reproducciones en latón de los buzones de correo del sistema postal danés. Sirven de alcancía al venir equipados con una llave y cerradura. En la caja además te cuenta un poco sobre la historia de los mismos y afirma ser “el souvenir tradicional danés” desde principios de siglo. Como ventajas: tiene encanto : latón y aire retro;  es realmente oriundo del país: no los verás por otros países; tienen una aplicación práctica como hucha y una chistosa: “Te lo traje de Dinamarca para que ahorres y hagas un viaje a visitarla por tú mismo”. Se vende en las tiendas de souvenirs y en las oficinas de correos. El precio es de cerca de 49 DKK  (apróx. 6’5€). Si vas a comprar varios asegúrate de comprobar a cuánto están en la oficina de correo porque suelen ser más barato allí. También hay versión en plástico y con soportes. Yo prefiero la de latón, pero para gustos…
Buzón de correos danés
Y sí, a estas alturas del post os lo confirmo, hace más de 15 años -me reconforta ver que todavía son exactamente iguales-  mi tío me trajo una para mi y otras para mis hermanos. Y bueno la usé para ahorrar y aquí estoy 😉

Estoy a la espera de hacer algunas fotos a una de las réplicas-hucha de latón.